11 de diciembre de 2012

100 Days of BAires [Semana 14]

90

Lunes, 3 de Diciembre
Comienza mi última semana de clases con un desayuno colectivo entre todos los estudiantes: cereal. WTF. Le mandé a Andrea el mejor SMS del mundo desde un número desconocido y comenzó la ejecución de mi plan para los últimos 10 días en Buenos Aires.

Después de comer pizza en Kentucky con Amín y Andrea, y enterarme de que dos aviones se estrellaron en Ezeiza (NOT NICE), fuimos a Cabildo en búsqueda de unas botellitas para meter arena que había traído de Uruguay y hacer una especie de souvenir. Caminamos FULL por Cabildo y no encontramos el lugar, lo que sí encontramos fue una tienda donde vendían alfajores baratísimos. Compramos kilos y kilos de alfajores y nos fuimos a la casa a cambiarnos porque hacía demasiado calor!

Fuimos caminando a Las Heras a buscar unas alpargatas tipo Paez pero que costaban que si cero pesos y en un parque había una señora con las tetas al aire tomando sol. Ok.
Tampoco encontramos el lugar de las alpargatas y la caraja que nos había dicho no atendía el teléfono. Andrea se fue porque tenía clases y Amín y yo arrancamos al Rosedal que como ya saben ESTABA CERRADO.


Nos quedamos un rato echados en la grama, hablando paja y vaciando nuestras carteras a ver qué podíamos enseñarnos de nuestro país y luego nos fuimos a casa a descansar porque teníamos planeado ir a ver la Bomba del Tiempo. Gracias al calor y la deshidratación, me quedé en la casa viendo Breaking Bad.


91

Martes, 4 de Diciembre
Tenía clases de recuperación del viernes pero me quedé dormida. Cuando me desperté, Andrea y yo fuimos a sacar dinero para pagar el último mes de alquiler y aprovechamos de volver a Las Heras para comprar las alpargatas (esta vez sí sabíamos dónde era).


Regresamos a la casa y ahí mismo salimos a pagarle a la señora Mónica. Hacía demasiado calor, de verdad me quería morir.

Después de eso me encontré con Valeria que me iba a acompañar a Cabildo a comprar las botellitas (esta vez también sabíamos dónde era).

Para combatir el calor nos fuimos a beber cerveza y comer en Paseo La Plaza, donde había un tipo que cantaba HORRIBLE, de verdad desafinadísimo. Pero tripeamos mentando madre y después hubo un momento cuchi en el que el hijo se montó a cantar canciones de Los Beatles con él.

Momentos WTF de la noche: un señor arrodillado tomando fotos y unas brasileras tomándose una foto con un árbol. Ok.

Como a las 12 de la noche nos fuimos de ahí. Andrea y yo tuvimos un ataque de risa por correr como unas taradas buscando colectivo, cosa que aparentemente era nuestro nuevo hobbie.


92

Miércoles, 5 de Diciembre
MARICOS NO PUEDO CON EL CALOR, COÑODELAMADRE.
Lo normal: ir a clases, regresar a casa, almorzar, ser una morsa en el aire acondicionado.
Quedé con Bárbara, Valeria y Oriana en ir a la Fiesta Jolie. Una fiesta que se oía demasiado buena para ser verdad. Entrada gratis, pizza gratis, 2x1 en tragos y cerveza toda la noche, Betty iba a tocar, era sólo para lesbianas, cerca de la casa, etc.

Ni Valeria ni Bárbara fueron así que terminé yendo con Oriana y un pana de ella. Nos fuimos caminando y llegamos ahí mismo al lugar, todo iba bien hasta que se montó la banda. Sonaron como la mierda y estaban demasiado drogadas. Igual todas esas lesbos se volvieron locas cuando tocaron el theme song de The L Word. Nosotras bajamos al sótano (donde había otra música y regalaban algodón de azúcar) y nos pusimos a beber. Adiós sobriedad.

En algún momento de la noche me drogaron y con el pasar de las horas tengo menos recuerdos. A Oriana también la drogaron pero en menor grado. Yo sólo sé que al día siguiente me desperté a las 6:00pm sin short ni pantaletas y me cagué DEMASIADO hasta que me di cuenta de que estaba en mi casa.

Según Andrea y Oriana me cuentan, estaba en la mierda. Cuando salimos de ahí vomité, le meé el capot a un carro (no me pregunten cómo porque no sé), tratamos de irnos en colectivo pero el colectivero no nos dejó montarnos porque yo estaba desmayada, así que Oriana me llevó en taxi hasta mi casa y luego se fue. Fue un desastre de noche.

Obviamente, no hay fotos de este día.


93

Jueves, 6 de Diciembre
Como ya saben,  me desperté cagada a las 6:00pm sin ropa interior, todavía ebria y salí a la sala a que Andrea me echara el cuento. Oriana intentó trollearme diciéndome que me había agarrado a una gorda, que obviamente no pasó porque NI DROGADA (sorry, fatties).

Nos quedamos en la casa porque se había volteado un container de mercurio y con la tormenta que había estaba lloviendo ácido. Me comí dos bistecs para que se me pasara la pea y nos echamos en pijama a ver Breaking Bad.

Cuando estábamos en la mitad de un capítulo se fue la luz así que vimos Breaking Bad hasta que se nos acabó la pila en las dos laptops y salimos a comprar velas y gatorade. Me puse a leer con una velita y Andrea a pintar en la sala. Por lo menos, gracias a la tormenta, no hacía calor.

En una de esas, ya estábamos las dos acostadas leyendo, pero unos minutos antes, para tener más luz yo había pasado una de las mechas al otro contenedor de la velita, eran de esas velitas chatas de santo que vienen como en un molde de metal. Resulta que ese molde de metal está recubierto por algo que SI SE QUEMA, y Andrea se dio cuenta de que estaba echando humo. Cuando volteé, todo el contenedor estaba incendiándose y por más que lo soplara no se apagaba.

Entenderán mi crisis al ver que junto a la "velita" estaban mi pasaporte, mi celular, mis lentes, una tarjeta de crédito; TODO lo que no podía perder, así que mi instinto fue echar un vaso de agua sobre la vela. Evidentemente, las primeras gotas que cayeron se evaporaron, haciendo que la poca cera que quedara saltara y el micro incendio hizo que se quemaran en el aire las partículas de cera que volaban HACIA MI CARA. Sí. Hubo una mini explosión en mi cara y todas mis pertenencias parecían una porno para velas.

Después de estar en shock por unos segundos, nos acostamos a dormir a juro porque ni de verga íbamos a prender otra vela.


94

Viernes, 7 de Diciembre
Amanecimos todavía sin luz y me fui a mi última clase que aproveché para cargar el celular.
Al mediodía seguíamos sin luz así que nos fuimos a almorzar a Martina (un restaurantcito cerca de la casa) donde Andrea cargó su celular y arrancamos a la Casa Rosada para hacer nuestro video remix.



Luego visitamos la Manzana de las Luces que tiene un mercadito bien chévere, un restaurante y un espacio para hacer eventos. De ahí nos fuimos a visitar a Valeria en sus últimos días de trabajo en el hotel sólo para encontrarnos con que su reemplazo era Mayo.

"Aquí, tomando sol frente a la Casa Rosada, y tú?"

Andrea se fue a clases y yo me quedé hablando paja y tomando birras con ellas dos en la recepción hasta que fue la hora de encontrarme con la gente del curso en El Álamo: un lugar mágico en el que pagas 45 pesos por barra libre de cerveza (para las mujeres) y además puedes gastar esos 45 pesos en comida. Andrea llegó ahí mismo. Jugamos Plin, Yo Nunca y otros juegos de beber y nos fuimos EBRIAS a Caracas Bar porque nos íbamos a encontrar con Claudia y unos amigos de ella.


Nos comimos la mejor arepa en años (puede que eso se deba al alcohol) y más tarde llegó Valeria. Estábamos tan ebrias que empezamos a discutir a todo volumen sobre qué era más normal, si agarrarse una teta mientras veías televisión o si hacerse un auto high five por haber hecho algo bien. No sé cómo pasamos al tema de los chest bumps, pero Valeria y Andrea terminaron haciendo como cinco chest bumps en medio del restaurante.

De más está decir que Claudia jamás volvió a escribir ni aparecer. x)

Ebrias como estábamos, nos regresamos a la casa y celebramos enormemente al darnos cuenta de que ya teníamos luz.


WTF del día: un viejito me dijo "TUS OJOS ILUMINAN!" saliendo del metro.


95

Sábado, 8 de Diciembre
Se me olvidaba que hoy debíamos levantarnos temprano para ir al Zoológico de Luján. Andrea intentó levantarme mil veces hasta que lo logró, nos vestimos lo más rápido que pudimos y arrancamos a Plaza Italia, de donde agarraríamos el colectivo expreso que nos dejaría justo frente al zoológico hora y media después.

Al entrar nos encontramos con la cosa más CUCHI del universo, un cachorro de tigre. AÑUÑU.
Y me di cuenta de que había llevado la cámara pero no la memoria. Buena campeona!
Por suerte, también había llevado la cámara pequeña.


Vimos muchos animalitos cuchis y luego hicimos el tour de las 5:00pm que incluía entrar a la jaula del oso pardo y darle de comer. Lo más. BTW, Andrea y yo decidimos que en algún punto de nuestras vidas tenemos que llegar a un evento importante montadas en un camello.


De regreso estuvimos tres días esperando el colectivo, que no era un expreso sino un colectivo normal que se fue llenando de gente. Terminé sentada en un puesto que yo me inventé, con una pareja de borrachos hablando sobre el celular del tipo que si lo había dejado en casa de no sé que jeva. En serio estaban tan borrachos que yo retomé la pea del día anterior sólo con su aliento.


Luego de una hora de camino, descubrí que había llevado mi iPod. SALVACIÓN!
Dos horas de incomodidad y olor a peo después, nos bajamos en congreso y agarramos metro hasta la casa, pedimos una docena de empanadas y nos fuimos a ver a la Familia de Ukeleles en La Oreja Negra.

Disfrutamos de un cover muy fino de Clint Eastwood de Gorillaz por la gente de Sucede en Falso Folk, al final lanzaron globos y chupetas (de naranja ¬¬) y un mesero me echó Pepsi encima. :D



96

Domingo, 9 de Diciembre
Día de morsear y recoger, ver Breaking Bad con gripe, limpiar, lavar ropa y hacer recuento de los gastos de los últimos tres meses.


Andrea Bermúdez M.
Andrea Bermúdez M.

Comunicadora Social de Caracas que escribe sobre trámites, viajes y temas variados. Actualmente trabaja como Marketing & Social Media Manager y se está especializando en SEO y SEM. Se corta su propio pelo desde el 2005.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario