9 de enero de 2011

Eurotrip - Parte 4

Finalmente he decidido sentarme a terminar esto.
Por qué? Porque ya incluso hice otro viaje y ni siquiera les he terminado de contar este.
Aquí están las partes anteriores: Parte 1, Parte 2 y Parte 3.
Siéntanse libres de leerlas si no lo han hecho.

----------------------------------------------
20/08
Dormirmos como dos horas nada más por quedarnos tomando cerveza y hablando con los tipos. Nos levantamos, recogimos todo y corrimos a la parada del autobús que nos llevaba a la estación. Estábamos sobre la hora. Llegamos, encontramos nuestro andén y esperamos, esperamos, esperamos. El tren estaba retrasado. Great.

Cuando por fin llegó, nos montamos, agarramos puestos (nos tocó separados a los Danieles de nosotras porque el tren iba lleno) y nos quedamos dormidos sobre la mesita. El tren era demasiado incómodo y además en el asiento de al lado, había un par de alemanas cotorras que no paraban de hablar a todo volumen. Después se quejan de los latinos. Una de las alemanas estaba comiendo algo asqueroso de un frasco de mermelada. La vaina parecía una media sumergida en leche condensada mohosa. Asqueroso. Y no sólo eso, sino que Daniel 1 no nos dijo que los asientos eran reclinables. Gracias.

Llegamos a Hilversum para hacer transferencia de trenes. Es impresionante la cantidad de gente que va a Amsterdam (wonder why).

Estábamos sentados en un banco cuando llegó una española y nos preguntó: "Arr yu güeitin forr de trrein tu Amsterdam?" y le dijimos que sí. Llegó el tren y nos montamos. Daniel 1 le preguntó a la española que si hablaba español y por qué le había hablado en inglés. Nos quedamos un rato hablando con ellas y volvimos a nuestros puestos.

Después de un rato, llegamos a la estación central de Amsterdam. Había DEMASIADA gente. Esa vaina estaba peor que el metro de Plaza Venezuela un viernes 15 a las seis de la tarde. FULL. De vaina nos podíamos mover.

Como no teníamos hostal, fuimos a los lockers de la estación para dejar los morrales. No había ni uno libre. Estábamos en cacería de lockers persiguiendo a la gente que entraba a sacar sus cosas.
Conseguimos uno y luego otro. En una de esas, hago un paneo por el cuarto de lockers y está la española que nos preguntó por el tren, sentada en el piso, afeitándose las axilas. Casual, pues.

Dejamos los bolsos y nos fuimos a buscar hostal. Entramos a uno en el que la recepción se veía bien fina y tenían cupo, pero costaba 35€ la noche; así que decidimos seguir buscando.
Después de unas cuantas horas, regresamos con el rabo entre las piernas por no conseguir más nada y conseguimos los últimos cuatro puestos para esa noche. A Daniel 1 le tocó en un cuarto separado de nosotros.

Pagamos, nos anotamos y se da la siguiente conversación con la recepcionista:
- Bueno, su habitación es la número 12 y la número 23.
- Ok, dónde están nuestras llaves?
- No, aquí no hay llaves.
- Ah. Bueno. Cuál es nuestro número de cama, entonces?
- Tampoco hay eso, se acuestan en la que esté libre cuando lleguen en la noche.

NORMAL.

Con todo el miedo del mundo, procedimos a subir las escaleras hasta la habitación de Daniel 1. Cuando entramos, habían dos franceses malandros que nos empezaron a hablar. Los cuatro nos quedamos boquiabiertos y fuimos al siguiente piso a ver la otra habitación. No hay palabras.


COLCHONES EN EL PISO. SÁBANAS USADAS. Gracias.
Tampoco habían lockers seguros, era que si una caja de madera con un hueco para que le pusieras el candado. Y había una foto de Cameron Díaz que decía THANK YOU CAMERON DIAZ! #wtf

En fin, salimos a comer porque teníamos demasiada hambre. Nos fuimos a McDonald's. Fue demasiado gracioso. La gente estaba pegada viendo mapas de Amsterdam por horas, todos cagados de la risa. Ah, y me dieron Nestea Sparkling. Es asqueroso.

Luego, nos fuimos a caminar por ahí. Más específicamente, a comprar un pasaje de autobús para Bruselas porque se nos había acabado el EuRail. Luego de comprar el pasaje, tratamos de encontrar (sin éxito) la estación de salida de los autobuses. Aquí en mi cuadernito dice algo de un hotel italiano negro y gay, pero no recuerdo qué es. También sale un botel gay que era muy fino. Tocamos el timbre a ver si nos quedábamos ahí al día siguiente, pero nadie nos atendió.


Paseamos de regreso y entramos a muchas tienditas de recuerditos. Luego nos fuimos a la estación central a cambiarnos de ropa y dejar los bultos ahí, porque ni de vaina los íbamos a llevar al hostal podrido ese. Cara'e tabla nos cambiamos de ropa frente a todo el mundo y las cámaras de seguridad del cuarto de lockers, agarramos un suéter y nos fuimos al Distrito Rojo.
Es loquísimo. Están las putas ahí en las vitrinas de lo más normal. La gente entra, tienen su quicky, salen y entra el próximo. Gross.


Luego de caminar un rato, entramos a un lugar a comer parrilla argentina (hay parrilla argentina en cada esquina; y también negrotes gigantes susurrándote al oído "cocaine, ecstasy"). Paseamos otra vez para bajar la comida y decidimos entrar a un coffeeshop a, bueno, you know..

Entramos a uno que quedaba JUSTO frente al hostal y pedimos un white widow recomendado por el señorcito. La vaina era del tamaño de un Corneto. Y además, con dos jalones cada uno ya estábamos en la mierda; así que lo apagamos y guardamos el resto en el potecito en el que venía.
Salimos del coffeeshop y ML vomitó. Me dio burda de asco y casi vomito yo también.

Nos fuimos al hotel y nos quedamos un rato en la recepción hablando paja y cagados de la risa.
Yo estaba diciendo que el cerebro era como una torre de oficinas en la que había momentos de claridad porque cuando la gente trabajaba, las luces estaban prendidas. Entonces los trabajadores de la torre empresarial de tu cerebro son los que le dan claridad a tus pensamientos. Y cuando te sientes apagado y dormido es porque no hay casi nadie con la luz prendida.

En fin, subimos las escaleras más eternas del universo y nos acostamos los cuatro entre dos colchones abrazando nuestras pertenencias como si estuviéramos en el centro de Caracas a media noche. Yo abracé mi cámara como si mi vida dependiera de ello.


21/08
Al día siguiente, los Danieles salieron temprano en búsqueda de un nuevo hostal. Regresaron corriendo porque no podían reservarnos el cupo. Así que nos levantamos, bajamos a comer el desayuno más podrido de la vida e hicimos check-out (hacer check-out en ese hostal era decirle "chao" a la recepcionista).

Corrimos a hacer check-in en el otro hostal que era considerablemente mejor que el anterior. Luego de saber cuáles eran nuestras camas, fuimos a un local en el que alquilaban bicicletas y cada uno alquiló una por todo el día. Fue la mejor decisión que pudimos tomar. Recorrer Amsterdam en bicicleta es MUY fino. Aunque un poco confuso porque a veces tienes que comportarte como carro y a veces como peatón. Nos mentaron la madre muchas veces e incluso me caí porque entré en crisis. Íbamos por el medio de la calle (como Plátano Verde) y ellos dieron una vuelta en U toda loca. Yo no podía girar a la izquierda porque tenía un carro y no podía girar a la derecha porque venía el tranvía. Qué hago? Qué hago? Pues me caí y me raspé las dos rodillas. Como soy burda de maniática, tenía jabón antibacterial y curitas en mi bolso, así que todo bien.

Fuimos hasta la casa de Ana Frank a tomarnos una foto wannabe porque la cola era larguísima y no entramos. Luego fuimos al museo de Van Gogh, muy arrecho, pero la pintura del cuarto estaba en restauración. Fuimos a tomarnos fotos wannabe parte 2 en las letras de I AMSTERDAM que están frente a una especie de laguito artificial en el que, casualmente, se estaba bañando una niñita desnuda. No sé cómo la mamá la dejaba.


Paseamos en bici un buen rato y fuimos a buscar los bultos a la estación para llevarlos al hostal (en este sí teníamos lockers con llave). Fuimos a una placita donde hay una estatua de Rembrandt y nos sentamos ahí a comer Wok to Walk que es LO MÁXIMO. Los mejores tallarines del mundo.


Devolvimos las bicis y nos fuimos a bañar para salir a caminar en búsqueda de un local gay x)
A Daniel 1 le dieron un folleto que decía "Your gay way to Amsterdam", estuvimos jodiéndolo con eso toda la noche. Las calles estaban full. Había como un desfile de barquitos por los canales y mucha música. Nos tomamos una cerveza por aquí y un traguito por allá, pero no encontramos un local fino. La mayoría era para gente con fetiches de tipos peludos usando trajes de cuero, así que, no.

Nos regresamos al hostal, ML y yo acabamos con lo que quedaba del corneto, y nos acostamos a dormir.

22/08
Día de irnos a Bruselas. Medio dormidos, parimos una bola para saber en dónde nos teníamos que bajar y hasta dónde teníamos que caminar, pero lo logramos. Llegamos a la parada del autobús a tiempo y nos arrancamos a Bruselas.

Yo solo sé que dormí todo el camino y cuando desperté estaba en la Plaza Simón Bolívar. Sí, la Plaza Simón Bolívar de Bruselas. Tardamos como un año en entender el sistema de transporte público y saber qué ticket comprar.

Salimos en la estación central y caminamos hasta lo que parecía un centro comercial. Nos metimos en un cyber de unos pakis a buscar hostal. Anotamos algunos y nos fuimos a ver si conseguíamos habitación. Por suerte, conseguimos. Era muy chévere y limpio, así que pagamos dos noches de una, dejamos las cosas y nos fuimos a comer. El peor Subway que me he comido en mi vida porque se me cayó el pote de sal entero sobre el sánduche.

Funny thing about Bruselas: nada está abierto, NUNCA. Es como un pueblo fantasma. En fin, nos fuimos en metro al Parque de Bruselas y nos encontramos una feria peruana y luego una fiesta judía con tambores tecnológicos. Exacto. Todo tenía sentido.


Funny thing about Bruselas parte 2: es mínima y todo queda al lado. Pero después de ver 347890987654 mapas pierdes la habilidad para distinguir proporciones, así que usamos metro para recorrer distancias de dos cuadras. En una de esas, el metro se convierte en tranvía y deja de pasar por las estaciones que creías que ibas a pasar y te pierdes y terminas en la parte en construcción de Bruselas, y te bajas y caminas las estaciones en retroceso. Aun así logramos llegar a la Grand Place para enterarnos de que las flores habían estado hasta hacía tres días. Casi lloro.

ENIGÜEI, nos fuimos al hostal a bañarnos y luego todo para comer estaba cerrado. Así que los Danieles se fueron a dormir y ML y yo nos fuimos a tomar una cerveza y comer unas pringles en el bar porque era lo único que había. Como era de esperarse para dos extranjeras solas en el bar de un hostal juvenil, se nos acercó un argentino a hablarnos. Muy pana, nos preguntó que qué haríamos al día siguiente y cuando le dijimos que íbamos a pasar el día en Brujas, se unió al plan.

Quedamos en encontrarnos en la mañana para irnos juntos en tren y nos fuimos a dormir.

23/08
El desayuno en este hostal era muy completo, y comíamos como en unos comedores estudiantiles compartiendo mesas con todo el mundo, entre la gente, una niña rara y despelucada que hablaba sola en no sé qué idioma x)

Ya en la estación, el tren estaba retrasadísimo, y como es de esos trenes baratos venía FULL. Así que tuvimos que ir la mayor parte del viaje parados. (FunFact: había un viejo jugando Nintendo DS).


Brujas es hermoso. Es un pueblito chiquito y bello. Llegamos y nos comimos (por supuesto) unos waffles. Recorrimos todo Brujas en un momentico. Encontramos el museo de la papa frita (wtf) pero no entramos porque era medio caro, y no incluía las papas fritas #gordamodeon


Fuimos de nuevo al puesto en el que compramos los waffles y nos compramos unas hamburguesas para almorzar con un tobo de papas fritas. La chama que atendía era demasiado linda, hasta me picó el ojo. De vaina le dejo el correo xD

A Daniel 1 le cagó un pájaro encima y fue MUY gracioso. Paseamos un ratico más a visitar el resto de los landmarks y tomar fotos. Me da risa que todo el mundo se habla en inglés para pedir que les tomen una foto y luego te das cuenta de que todo el mundo habla español xD
Conocimos a unos filipinos y de verdad el acento se parece full al venezolano.

Después de un rato nos regresamos a la estación para volver a Bruselas y terminar de conocer los landmarks de allá. La estatua del niño que mea, otra vez la Grand Place, y como empezó a llover nos metimos en un restaurante hindú. No me gustó para nada la comida y fue demasiado cara.


Dejó de llover y empezamos a caminar al hostel cantando Abarajame la Bañera, en lo que un dominicano se nos acercó a hablarnos (les estoy hablando de que eran las 12:00pm), y nos empezó a echar la historia de su vida, de como el era bailarín de Chayanne pero como embarazó a una belga se había tenido que quedar a vivir en Bruselas y que ahorita estaba sacando un CD. Se hace llamar Domi (de dominicano), por si lo escuchan x)

Llegamos al hotel, unas cervecitas y a dormir.

24/08
Check-out time.
Con los bultos encima nos fuimos a ver Sacre Coeur y el átomo gigante. Impresionantemente nos dio tiempo antes de que saliera nuestro autobús hacia París. Nos despedimos del argentino y nos montamos en nuestro Rodovías europeo.


El hostal para el que habíamos reservado quedaba cerca de la estación de autobuses, sí. Pero lejos de toda mierda en París. Era muy caro y estaba sucio. No valía lo que pagamos, pero bueno. Era el último destino. Le pregunté a una tipa con barba en donde quedaba la calle Vidruve (la calle del hotel), llegamos, dejamos las cosas, nos bañamos y salimos a que los Danieles conocieran la Torre Eiffel.

Nos encontramos con Alejandro, quien se había conseguido un hook up en Berlín. Y me encontré con Audra (una de mis mejores amigas) que tenía unos cuantos años sin verla. Nos comimos todos unas crepes al lado de la Torre Eiffel, nos quedamos un ratito por ahí oyendo a Audra insultar a los buhoneros árabes y nos regresamos al hostal porque si no, nos cerrarían el metro.

25/08
Como ML y yo ya conocíamos París, los Danieles se fueron al Louvre y nosotras nos fuimos a pasear por ahí. Había una señora grabando a su esposo que se había quedado dormido y la caraja estaba cagada de la risa sola.

Almorzamos un entrecote demasiado bueno y nos fuimos a las Tuileries a morsear todo el día y esperar que Audra llegara. Pasé el resto del día buscando una puta creme brulee. En ningún lado vendían. Nos rendimos y nos fuimos a comer kebab. Luego nos tomamos unos smoothies y después un vino frente al Pompidou.

Como era más o menos una hora en metro para llegar al hostel, nos fuimos a dormir.

26/08
Al día siguiente, fuimos al Pompidou a que los danieles lo conocieran, pero no quisieron entrar. Nos quedamos afuera viendo a unos monjes tibetanos y después a un mimo demasiado cómico.
En eso llegó un grupo de viejos "boy scouts" en bicicleta. Me dio demasiada risa.

Fuimos a Montmartre, estaba full. París en verano es un asco. Y eso que ya estábamos a finales de agosto. Hay demasiada gente.
Tratamos de buscar un lugar donde vendieran entrecote para almorzar ahí, pero no lo logramos. Daniel se robó el tenedor del lugar donde comimos x)

Daniel 2 quería visitar un cementerio famoso así que ellos fueron a su vaina y nosotras nos fuimos a los Champs-Elysées a encontrarnos con Audra y seguir en la búsqueda de mi creme brulée. Pero mientras tanto, nos comimos unas crepes y tomamos vino.

Nos encontramos con los Danieles bajo la Torre Eiffle con planes de subir, pero el tope estaba cerrado, así que decidimos que no valía la pena.

Por fin conseguí un café que estaba cerrando pero que tenía creme brulée y Audra le jaló bolas al señorcito para que me dejara comérmela. WIN. Fue lo mejor del mundo. Ahora tengo antojo de creme brulée. Malditos todos.


Finalmente, hablamos paja en una plaza al lado de una fuente y nos fuimos al hostal a recoger.


27/08
The journey has come to an end.
Agarramos un taxi a las 4:00am hacia el aeropuerto para hacer París - Lisboa - Caracas.
En el autobusito que te llevaba del aeropuerto al avión había una chavista regañándonos porque qué bolas que nos estuviéramos quejando de volver a Venezuela. Menos mal que estaba medio dormida, porque juro que le hubiera escupido un ojo. La tipa tuvo las bolas de decirnos que no sabía lo que era una carpeta cadivi y que no tenía idea de que había que declarar los gastos en una planilla al llegar al territorio nacional.

Y bueno, nunca faltan los macacos que aplauden cuando aterriza el avión.

------------------------------------

Eso fue todo amigos. Pueden ver aquí el resto de las fotos.
Machuqué el final porque tengo sueño, me duele la cabeza y quería terminar el post de una buena vez. Eso es lo que me tiene el blog estancado.
Andrea Bermúdez M.
Andrea Bermúdez M.

Comunicadora Social de Caracas que escribe sobre trámites, viajes y temas variados. Actualmente trabaja como Marketing & Social Media Manager y se está especializando en SEO y SEM. Se corta su propio pelo desde el 2005.

4 comentarios:

  1. Dios que ganas, en 1 añito se viene el mio!!!
    Agarrate Europa, agarrate y agarrame!

    ResponderEliminar
  2. Un inmenso placer haber leído los 4 posts sobre tu eurotrip, di con tu blog hace pocos días googleando mariqueras relacionadas con backpacking y suacata como anillo al dedo, en agosto-septiembre me voy por un mes de mochilera y ando mas cagada que columpio de canario por ser mi primera vez haciendo esta vaina.

    Mil gracias por hacerme reír y aclarar alguna de mis dudas con respecto a mi viaje.

    Regards xD

    ResponderEliminar
  3. Hola! Yo también me voy casi de mochilera pero con una gran responsabilidad. es un regalo para mi madre y bueno no quiso ir sola en un tour. Me interese en el Eurail pass pero con el control de cambio no se como realizar la compra desde Venezuela. Por casualidad alguien sabe como realizar la compra? o si se puede comprar en Europa y en cuanto sale? Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  4. Hola Camila,

    Es cierto que el cupo elctrónico de Cadivi no alcanza para comprar el Eurail, te recomiendo que hables con gente a la que le interese hacer un cambio efectivo/transferencia.
    Alguien con cuenta afuera que te pueda comprar los tickets y tú le puedas pagar en efectivo. Así es como yo lo hice en ese entonces.

    Saludos y suerte!

    ResponderEliminar